22.8.07

Metamorfosis

Fotografía de Rikki Kasso

Me descubrí vociferando en tu médula
(acurrucada )
como una larva ensimismada
en el útero de la "o"

El tiempo gotea escandaloso
mientras la sangre transcurre la vida
que lleva mi nombre

KC

2007


http://karina-crespo.blogspot.com

8 comentarios:

El Chancho Sagua dijo...

Muy lindo lo que escribis y esta muy bien ilustrado. Aplausos para vos y muchos besos

Anónimo dijo...

Me encanta, me encanta, me encanta y me descubrí vociferando, pero yo no acurrucado sino en pie y goteando escandalosamente de tiempo malgastado.

KC dijo...

Chancho, anduve por tus lares ;-)
gracias por compartir...

Anónimo, dejé mis huellas en tu suicidio ¿Qué dimensión das al tiempo?
K

Luis Anónimo dijo...

No sé dar dimensión al tiempo, solo intento no enfrentarme a él. No se lo toma nada bien y acabas perdiéndolo. Saludos.

KC dijo...

Qué sería enfrentarte al tiempo?
¿El tiempo existe? ¿Cómo? ¿Dónde?
K

Luis Anónimo dijo...

Oh, sí, el tiempo existe, vaya si existe. Pero tienes razón, ¿Cómo? ¿Dónde?

Las mujeres saben mucho más del amargo enfrentamiento contra el tiempo. Al menos eso parece en los anuncios de televisión. Yo, como soy hombre, prefiero dejarlo a su aire.

KC dijo...

¿Qué pasa si no veo televisión?
K

Luis Anónimo dijo...

No lo sé, ¿qué pasa?